Paco Rodríguez, peluquero: “Gracias a Juliette Binoche trabajé en “Nadie quiere la noche”


Ayer, en la 30 edición de los Premios Goya, el peluquero Paco Rodríguez dedicó su trabajo a “Tenerife y Canarias” cuando subió con la maquilladora Sylvie Imbert y el creador de efectos Pablo Perona a recoger su estatuilla por “Nadie quiere la noche“. Rodríguez logra su primer Goya después de cinco nominaciones.

Ayer y anteayer publiqué una entrevista con él en los periódicos La Provincia y La Opinión de Tenerife que comparto ahora en línea para quienes no pudieron leerla. En ella el peluquero nacido en La Laguna en 1963 opina de “Nadie quiere la noche”, explica su oficio, hace un repaso de su filmografía y habla de sus sensaciones antes de la gala. Es la séptima pieza periodística que dedico al filme de Isabel Coixet. Lo primero fue una entrevista al fotógrafo del rodaje Leandro Betancor, después a Andrés Santana, Juliette Binoche e Isabel Coixet, Sylvie Imbert, la crítica de la película tras su pase en el festival de Berlin, donde fue la película inaugural, e información de su primera rueda de prensa.

“Si gano, dedicaré el Goya a Canarias y Juliette Binoche”, “Lo bonito es el reto de darle carácter a un personaje sin que parezca un disfraz”, “Trabajo con los actores como si los tuviera desnudos delante mía” y “También la lluvia” ha sido uno de los trabajos más bonitos que he hecho” fueron algunos de los titulares que destaqué para la entrevista. La acompaño aquí con fotos inéditas cedidas por Paco Rodríguez que actualmente tiene pendientes de estreno las películas internacionales “Los 33” ya finalizada y “Emperor”, en proceso de montaje.

Paco Rodríguez peina al actor Gabriel Byrne, en el papel del explorador Robert Peary, durante el rodaje de "Nadie quiere la noche" en Finse (Noruega).

Paco Rodríguez peina al actor Gabriel Byrne, en el papel del explorador Robert Peary, durante el rodaje de “Nadie quiere la noche” en Finse (Noruega). / LEANDRO BETANCOR

Con Canarias en la primera división de los rodajes nacionales e internacionales, al peluquero Paco Rodríguez (La Laguna, 1963) también le han ofrecido recientemente un proyecto “interesante” que se rodaría en las Islas. Está basado en una conocida película histórica, no puede adelantar más. El tinerfeño está nominado por quinta vez a los Premios Goya, cuya gala del 30 aniversario se celebrará mañana en el hotel Marriott Auditorium de Madrid. Rodríguez lo ha estado por “Noviembre” (Achero Mañas, 2004), “Inconscientes” (Joaquín Oristrell, 2004), “También la lluvia” (Icíar Bollaín, 2010), “Lope” (Andrucha Waddington, 2010) y, este año, por “ Nadie quiere la noche” el filme de Isabel Coixet producido por el canario Andrés Santana ambientado en el Polo Norte que inauguró el último festival de Berlín, nominado, en total, a nueve premios de la Academia española de Cine. En los cuatro primeros trabajos citados, Rodríguez ha trabajado con Karmele Soler como pareja en el equipo de maquillaje y peluquería. En “Nadie quiere la noche”, con la maquilladora Sylvie Imbert y Pablo Perona, quien se encargó de hacer las prótesis especiales que precisaba el personaje de la inuit Allaka, interpretado por Rinko Kikuchi.

Tras “La novia”, con 12 nominaciones, “Nadie quiere la noche” ha sido la película más votada por los académicos españoles. El domingo pasado, Paco Rodríguez ganó el Premio Gaudí del cine catalán por este trabajo. Además de en las citadas, el peluquero tinerfeño ha trabajado en serie de televisión como “Velvet” (2015), “Fenómenos” (2012) y “Los Quién” (2011), en las películas de Daniel Sánchez Arévalo “Azuloscurocasinegro” (2006), “Gordos” (2009) y “Primos” (2010), y en “Canibal” (Manuel Martín Cuenca, 2013). En Canarias, tras su marcha para hacer “Hable con ella” (Pedro Almodóvar, 2002), ha rodado “Invasor” (Daniel Calparsoro, 2012) y el filme de Coixet. “En relación a mi especialidad, mi película de referencia es “Memorias de África” (Sydney Pollack, 1985). Tiene mucho trabajo y, precisamente, que esto no lo note el espectador es su gran valor. Su trabajo de peluquería es técnicamente exquisito”, afirma al otro lado de la línea. “Soy bastante ecléctico en gustos cinematográficos. Me gustan las historias simples y bien contadas. Pero pocas películas consiguen evadirme de la parte técnica. Cada vez me cuesta más ponerme en el rol de espectador y disfrutar con el cine”.

¿Qué le parece el ‘boom’ de rodajes que viven las islas?

Maravilloso, aunque, francamente, ha tardado tantísimo en llegar… no sé cómo no se les ha ocurrido antes explotar las condiciones que tenemos. Eso sí, se debe aprovechar para que, poco a poco, técnicos canarios se sumen cada vez más a las producciones. En Praga y Sofía hay técnicos increíbles, formados a base de las películas extranjeras que han ido viniendo a rodar desde hace décadas. En Canarias tiene que pasar lo mismo.

¿Cuáles son tus expectativas para la gala de mañana?

Lo llevo con tranquilidad. Sinceramente, otros años me he visto favorito y no me lo han dado, así que voy muy tranquilo. Espero que lo del premio Gaudí del domingo pasado sea un buen presagio.

¿A quién le dedicará el Goya si lo gana?

Tengo a mucha gente que agradecer. La primera debe ser Juliette Binoche, porque hice “Nadie quiere la noche” por ella. También lo compartiría con el resto de nominados, estar ahí significa que nos lo merecemos todos. Por supuesto, también lo dedicaría a Canarias, Tenerife especialmente, y a mis amigos de las islas y familia. Somos diez hermanos y estamos todos muy unidos. Ellos están muy expectantes.

Paco Rodríguez se abraza a Juliette Binoche en el rodaje de "Nadie quiere la noche" / OAC

Paco Rodríguez se abraza a Juliette Binoche en el rodaje de “Nadie quiere la noche” / OAC

¿Cómo aterrizó en “Nadie quiere la noche”?

Por Juliette Binoche, con quien acababa de terminar el rodaje de la película “Los 33” (Patricia Riggen) en Chile. Ella me propuso. La película recrea la historia de los mineros sepultados en 2010 durante 69 días en la región de Atacama. La primera parte la filmamos en el interior de minas reales en Colombia, en localizaciones naturales, y los exteriores dos meses más tarde en el desierto de Atacama. En ese rodaje estaba Juliette Binoche. La anécdota es que a mi vuelta de Chile tenía previsto casarme y el plan de Binoche era llegar de Chile para volar inmediatamente a Noruega a filmar “Nadie quiere la noche”. Dije que no. Pero la película se retrasó diez días, justo el margen para casarme y hacer la película.

¿Cómo valora “Nadie quiere la noche”?

Había mucho más trabajo del que se montó en la copia definitiva. O el que se remontó, porque, como se sabe, de lo que se enseñó en Berlín a la copia comercial hubo cambios. Me hubiera gustado ver aquella primera versión. Como norma general, los primeros montajes suelen ser los más interesantes. A mí me parece una historia tan dura e intensa, que no entiendo como pude oír después que la calificaban de ñoña y blanda después de aquel primer pase en Berlín.

Y, sin embargo, los académicos españoles la han propuesto para nueve Goyas, la segunda más nominada del año.

La impresión es que la crítica española se ha cebado siempre en las películas más internacionales, Almodóvar es el ejemplo claro. Es algo con lo que tienes que contar. La película ha sido una oportunidad interesantísima de trabajar con Isabel Coixet, una directora muy particular, versátil, con un importante bagaje internacional. En lo que respecta a mi trabajo, darle el ‘look’ al personaje de Josephine Peary fue un proceso complicado. Todo ese pelo, que parece casual dentro del peinado de época que había que hacer, es algo muy medido y estudiado. De las actrices que he conocido, Juliette Binoche es la actriz que más absorbe los personajes. Ella necesitaba hacer suyo ese peinado, como si realmente fuera Josephine. Además, el peinado se va degradando a medida que transcurre la película. Hacer que eso sea creíble en la dinámica de los rodajes, donde se filman escenas sin orden temporal, también es complicado. Ha sido una película especial.

Paco Rodríguez trabajando con un postizo durante el rodaje de "Nadie quiere la noche" en Finse (Noruega) / OAC

Paco Rodríguez trabajando con un postizo durante el rodaje de “Nadie quiere la noche” en Finse (Noruega) / OAC

En “Los 33” ha adquirido experiencia en películas internacionales. ¿Cuál es la diferencia respecto a rodajes españoles?

La última internacional ha sido “Emperor”, una película grande con Adrian Brody y Rutger Hauer, protagonista de “Blade Runner” (Ridley Scott, 1982), a quien fue un gran placer conocer. Pero la más Hollywood hasta hoy ha sido efectivamente “Los 33”, con un reparto muy amplio y mucha figuración. ¿Diferencias? La primera es que en las extranjeras dependes de alguien que dirige el departamento. La calidad de la producción, los medios, todo eso es diferente. Hay más ayudantes. Siempre tienes a uno que se ocupa de los papeles, de seguir la continuidad, hacer los desgloses, dejar preparado lo que tienes que hacer al día siguiente. Eso en una producción española nos supone una hora más de trabajo al día. En las americanas los horarios son estrictos por el sindicato tan potente que tienen. En el cine español estamos desprotegidos.

¿Se plantea vivir fuera de España?

Si se me diera la opción, sí. El salto de Canarias fue también un impulso, aprovechar una oportunidad que me surgió de forma imprevista. En el trabajo me gusta conocer sitios, vivir experiencias creativas nuevas. No me asusta cambiar.

¿Cómo se inició en el oficio?

Empecé como maquillador. Me gustaba dibujar. Y el disfraz, me encantaba transformar a la gente o a mí mismo en carnavales. Hice cursos, me formé. Empecé a los 17 años. En temas de peluquería he sido, sin embargo, totalmente autodidacta. Leyendo y practicando mucho desarrollé mis técnicas. Ahora miro atrás y pienso en lo atrevido que era, decía sí a todo. Pero siempre he logrado salir del paso. También creo que esa forma de aprender sin ayuda de nadie es lo que me ha dado mi personalidad. Y es verdad que a los peluqueros de cine no nos gusta mucho que nos vean trabajando. Se trabaja solo y eso hace que sea difícil poder comparar tu técnica con la de otros.

¿En qué momento de su carrera considera que se encuentra ahora?

Hay ofertas. A medida que cumplo más años noto que te dejan de considerar para ciertas cosas, por ejemplo en películas más pequeñas o experimentales. Es un error, porque podría aceptar. En cambio, cuando hay actores que requieren una atención especial, buscan a alguien con experiencia, que sepa tratarlos. Suelen llamarme para ese tipo de cosas. Honestamente, me involucro mucho con mi trabajo, soy meticuloso, casi maniático. Y no me disperso. Mi departamento se presta mucho a que entre alguien a conversar con el actor mientras trabajo. Si no se trata de asuntos de trabajo, lo corto enseguida. El trabajo es duro, requiere mucha preparación, eso a veces no se valora. La gente que me conoce aprecia y respeta esa actitud.

Paco Rodríguez peina a Gabriel Byrne (i), y trabajando con un postizo durante el rodaje de "Nadie quiere la noche" / OAC

Paco Rodríguez peina a Gabriel Byrne (i), y trabajando con un postizo durante el rodaje de “Nadie quiere la noche” / OAC

Trabaja con una gran cercanía a los actores.

Como si los tuviera desnudos delante mía. Desprotegidos, desarmados, hay muchos actores que no se dejan ver así como los he conocido. La de actor es una profesión muy complicada. Por inseguridad, muchos desarrollan una coraza, se refugian en sus personajes las veinticuatro horas del día. Los admiro muchísimo.

¿Hay algún actor o actriz con la que siente una admiración especial?

Soy mitómano con los que ya no están. De los internacionales, Geraldine Chaplin me pareció un ser maravilloso. Trabajé con ella, entre otras, en “Hable con ella”. Es tan cercana y colaboradora, con el bagaje personal y profesional que tiene, que me parece el ideal de actriz y persona. Sigourney Weaver es otra de mis actrices favoritas, coincidí con ella hace poco en Madrid una sesión de fotos. Admiro a los profesionales que llevan su carrera con naturalidad, como ella. De los españoles, Javier Cámara es un Marcello Mastroianni del futuro, la facilidad con que entra y sale de los personajes es admirable.

¿Elige sus proyectos?

Depende de las circunstancias. En general, no puedo permitirme el lujo de trabajar por proyecto, trabajo por dinero, me guío por lo que me paguen, aunque suene fatal. Ojalá pudiera ser de otra forma. En los rodajes españoles se trabaja mucho y en condiciones que podrían mejorarse, hay desigualdades manifiestas entre los mismos miembros del equipo de rodaje. Evito arriesgarme. Eso no quita para que haya hecho películas pequeñas como “Caníbal”, que fue una experiencia maravillosa. Fuimos una pequeña familia, todos estuvimos muy bien atendidos.

PeronaImbertPacoRodriguezGoya

Imagen de la televisión. Pablo Perona, Sylvie Imbert y Paco Rodríguez bajan las escaleras para recoger su premio durante las ceremonia de los 30 Premios Goya / OAC

Paso a paso, ¿en que consiste su trabajo?

El proceso es, primero, leerte el guión. Si están todos los actores cerrados, a continuación pido fotografías actuales de cada uno para tener un punto de partida. A partir de ahí hablo mucho con el director, le ofrezco mi visión de los personajes y la comparo con la suya. Él se imaginan cada personaje de una forma, yo lo analizo y lo mezclo con mi percepción y la viabilidad que tenga la propuesta por el pelo que el actor o actriz tenga en ese momento. Un equipo de rodaje es un engranaje creativo muy preciso, funciona como una máquina. A los directores les gusta que les des opciones. El día clave es cuando se hacen las pruebas con los actores. Ese día entras en contacto físico con ellos, hablas y escuchas su visión, cosas que es importantísima, en algunos casos más válida que la del director. A no ser que sean directores como Almodóvar, que tengan la idea definida y prácticamente cerrada de lo que quiere, valoro mucho lo que piensa el actor o actriz, cómo se sienten, cómo se imaginan a su personaje. Los toco, trabajo sobre su cabeza y cuando ellos se miran en el espejo y ya no se ven ellos, sino a su personaje, entonces es cuando sé que lo tenemos. En ese momento el noventa por ciento del trabajo está hecho. El rodaje después solamente es darle vida a eso, que sea creíble y buscar la forma de casar las distintas secuencias, ya que, como se sabe, se rueda desordenadamente. En los rodajes hay que estar atentos a los imprevistos, porque pueden descolocarlo todo y hay poco margen de reacción, por eso hay que tenerlo siempre muy organizado y, siempre, con un plan b.

¿Qué es lo más importante?

Que el actor se sienta transformado y que mi trabajo potencie su forma de sacar afuera el personaje. La diferencia con la peluquería de salón es que el trabajo en cine supone de creación de un personaje. No se trata de peinar o poner guapo a alguien. Es darle carácter a un personaje sin que parezca un disfraz, que sea creíble y que, a la vez, resulten atractivos, que no aparezcan feos.

¿Cuál ha sido su trabajo más memorable?

“También la lluvia” ha sido una de los trabajos más bonitos que he hecho. La experiencia fue inolvidable. Se rodó en la selva boliviana. Nos levantábamos a las dos y media de la mañana para empezar a rodar a las siete. Habían maquillajes corporales, muchísima figuración, postizos… Fue duro, pero es tan enriquecedor y reconfortante verlo después en pantalla que el esfuerzo vale la pena. Me gusta mucho la naturaleza y trabajar en condiciones fuertes. Y la película funcionó muy bien.

También hizo “Lope”, con la complejidad de las películas de época.

Es una visión de época muy particular, porque era un director brasileño que venía de la publicidad y su acercamiento fue iconoclasta, rompió arquetipos. También se criticó que un brasileño hiciera una película sobre Lope de Vega, pero yo defiendo precisamente que la visión no española lo que hizo fue enriquecerlo. En las películas de época la principal diferencia es la preparación, porque puedes tener semanas de pruebas. En “Lope” fue un mes. Hay que buscar el pelo adecuado, hay que adaptar los postizos al pelo real de los actores los actores, hacer las pruebas de figuración… Este tipo de películas exige una mayor especialización y experiencia. Pero el nivel de la implicación es la misma en todas.

Y ha rodado tres películas con Daniel Sánchez Arévalo.

Es una persona con una cabeza privilegiada que te deja trabajar y crear. Se suele rodear de actores con los que tiene una vínculo casi familiar, son amigos, y eso se traduce en el proceso de rodaje, son cálidos y divertidos. Con Raúl Arevalo siento que he crecido casi a la par. Y el actor con el que más he trabajado es Antonio de la Torre, desde “Azuloscurocasinegro”.

¿Recuerda alguno de sus peinados por una razón especial?

Fue con Blanca Portillo en “Elsa y Fred” (Marcos Carnevale, 2005), película a la que tengo mucho cariño. Ella hacía mucha televisión entonces y tenía un aspecto que todo el mundo identificaba, siempre con un pelo lacio peinado hacia delante. Quería verse de otra forma, así que el reto fue ponerle un pelo estilo Antonia Dell’Atte, darle un aspecto recio y ondulado y peinarlo hacia atrás. Le hice una cabeza armada, con la forma del pelo de cambiamos el volumen de la cabeza. Aunque aquel no fuera un look que le favoreciera, cuando se miró en el espejo y vio a Cuca, que así se llamaba su personaje, fue el momento en que constaté en qué consiste la naturaleza de mi trabajo.

Verano de 1996. Faro de Orchilla (El Hierro). Rodaje de "La Raya" (Andrés M. Koppel). El entrevistado, Paco Rodríguez, es el segundo por la derecha, apoyado en el coche, junto a Cristina (maquilladora). El entrevistador, Luis Roca, es el segundo por la izquierda, con gorra verde y mirando unos apuntes en su bloc. A su derecha, Raúl García, auxiliar de cámara (hoy primer ayudante). De los actores, Bruto Pomeroy (i) interpretada al alcalde. En la secuencia intentaba hacer entrar en razón al torrero (Saturnino García) con ayuda del representante de la Reina de Inglaterra. / ARCHIVO LUIS ROCA

Verano de 1996. Faro de Orchilla (El Hierro). Rodaje de “La Raya” (Andrés M. Koppel). El entrevistado, Paco Rodríguez, es el segundo por la derecha, apoyado en el coche, junto a Cristina (maquilladora). El entrevistador, Luis Roca, es el segundo por la izquierda, con gorra verde y mirando unos apuntes en su bloc. A su derecha, Raúl García, auxiliar de cámara (hoy primer ayudante). De los actores, Bruto Pomeroy (i) interpretada al alcalde. En la secuencia intentaba hacer entrar en razón al torrero (Saturnino García) con ayuda del representante de la Reina de Inglaterra. Detrás del actor inglés asoma la ayudante de dirección Elisa Rabelo.  / ARCHIVO LUIS ROCA

“PEDRO ALMODÓVAR ES OTRA DIMENSIÓN”

La sorpresa para ambos fue saber que periodista y entrevistado habían rodado juntos y no recordarlo ninguno. En el cortometraje “La raya” (Andrés M. Koppel, 1997), quince días en El Hierro él de peluquero y yo en el equipo de dirección. Octavo de una familia de diez hermanos, con una diferencia de 20 años entre ellos, Paco Rodríguez entró en el cine a los veinticuatro años de la mano del colectivo Yaiza Borges. En “Iballa” (1987), dirigida por Josep Vilageliu y rodada en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna, dio su primer paso. El segundo fue un salto de gigante: “Esposados”, el filme de Juan Carlos Fresnadillo que puso al cine canario en órbita, con la primera nominación de la historia de España a los Óscar de Hollywood a un cortometraje de ficción. Después vendrían los cortos de la productora La Mirada “La raya” y “Ruleta” (Roberto Santiago, 1999), el que le abrió las puertas del cine en España. “En “Ruleta” trabajó Aitana Sánchez-Gijón y con ella repetiríamos un año más tarde en el largometraje “Hombres felices” (Roberto Santiago, 2001). La gente de La Mirada necesitaba una maquilladora y Aitana nos dio una lista con opciones. Elegí a Karmele Soler porque la había conocido en un viaje a Madrid. Durante aquel rodaje empatamos muy bien y, dos años después, me llamó a Tenerife para preguntarme si quería trabajar en un largometraje que empezaría a rodarse en Madrid. Le dije que sí. “¿No me vas a preguntar de que película se trata?”, me dijo Karmele. “Es “Hable con ella”, de Pedro Almodóvar”. En ese momento sentí que me pasaba la vida por delante, como cuando te vas a morir”.

“Hable con ella” ha sido su única película con Almodóvar.

Tuve esa suerte y recuerdo que, un poco por ignorancia, le decía cosas que le llevaban la contraria, le discutía. Finalmente se hicieron cosas que propuse, así que en cierta forma entró por el aro. Con él muy difícil intervenir. Almodóvar es otra dimensión. Tiene a sus personajes dibujadísimos. Años más tarde hice pruebas para “La piel que habito” (2011). Porque él es un director que hace casting de peluqueros. Y en el primer corte no salí elegido. Curiosamente eso me llevó a otra película a la que había dicho que no. Al final, cuando ya estaba en “Promoción fantasma” (Javier Ruiz Caldera) pasó algo con el peluquero que habían elegido para “La piel que habito” y me llamaron. Pero era demasiado tarde. Había firmado el contrato dos días antes. La diseñadora de vestuario Sonia Grande lo vio muy en positivo: “No te preocupes, que cuanto más le digas que no a Pedro, más te seguirá llamando”. Y creo que pasará.

Junto al cartel de "Hable con ella", primera película de Paco Rodríguez fuera de Canarias, las entrevistas tal y como fueron publicadas en La Provincia y La Opinión de Tenerife estos días. / OAC

Junto al cartel de “Hable con ella” (Pedro Almodóvar, 2002), primera película de Paco Rodríguez fuera de Canarias, las entrevistas tal y como fueron publicadas en La Provincia y La Opinión de Tenerife estos días. / OAC

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s