De “La llegada” a “Neruda”, algunos de los mejores estrenos de la temporada


Han sido diez semanas sin publicar en este blog, un período de viajes y demasidos frentes abiertos para poder abrir con la regularidad que merece el lector esta ventana. Primero el festival de San Sebastian, con colaboraciones para El Asombrario/Público y La Provincia. Después, el festival de Sitges, con colaboraciones para La Provincia. En el primer caso, las películas tratadas han sido (añado los enlaces de las publicaciones en El Asombrario, que incluyen también los textos de Manuel Cuéllar): Tú y los demás. Hong Sang-soo; Fuocoammare. Gianfranco Rosi; I, Daniel Blake. Ken Loach; La reconquista. Jonás Trueba; Playground. Bartosz M. Kowalski; Jesús. Fernando Guzzoni; Elle. Paul Verhoeven; Colossal. Nacho Vigalondo; Que Dios nos perdone. Rodrigo Sorogoyen; María (y los demás). Nely Reguera; Nocturama. Bertrand Bonello; El hombre de las mil caras. Alberto Rodríguez; y Neruda. Pablo Larraín. En el segundo caso, con el seguimiento a los estrenos de “Inside” (Miguel Ángel Vivas) y “Proyecto Lázaro” (Mateo Gil). Reproduczco a continuación el especial sobre las películas vistas en el 64 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, publicado el mes pasado en La Provincia, aunque ahí en una versión más reducida por cuestiones de espacio. Algunas películas ya se han estrenado, otras lo harán los meses venideros.

Así se publicó en La Provincia. Esta entrada aporta mayor informacion. / OAC

Así se publicó en La Provincia. Esta entrada aporta mayor informacion. / OAC

Los mejores descubrimientos en un festival suelen ser los que no se esperan y llegan de cualquier parte del mundo. Este año el festival de San Sebastián ha elevado el listón medio de su Sección Oficial, aunque respecto a otros años ninguna película deslumbró. “La llegada“, de Denis Villeneuve, protagonizada por Amy Adams, exhibida en la sección Perlas el penúltimo día de festival, fue la que más entusiasmó a la prensa. De inminente estreno en salas, Impactan sus heptápodos alienígenas, enamora la propuesta visual, aunque en mi opinión se hace un nudo al intentar la cuadratura del círculo de la historia al final. El canadiense rueda ahora la continuación de “Blade Runner” (Ridley Scott, 1982).

sasd ... , en un momento de

Amy Adams, en un momento de “La llegada”. /OAC

De lo visto en el 64 Festival Internacional de Cine de San Sebastián ganó cine social y violento sobre sexo. Al cine de intención más minoritaria (sección Zabaltegui) lo exiliaron en el centro de cultura contemporánea Tabakalera, pero parece que para compensar le crearon por primera vez premio propio. Lo ganó el franco alemán “Eat That Question: Frank Zappa In His Own Words” (Thorsten Schütte). Además, la ciudad vasca es punto de encuentros de periodistas (1.200 este año) y estudiantes de cine provenientes de escuelas de Argentina, Bélgica, Francia, Alemania, Israel, Lituania, Méjico, Polonia, Rumanía, Rusia, Serbia, Reino Unido y España.

“Un monstruo viene a verme” es la película española más taquillera del año en nuetro país. En la imagen, el protagonista Lewis MacDougall / OAC

Las sala 1 del Kursaal de Moneo fue el miércoles a las 9 de la mañana un torrente de lágrimas para los 2.000 que compartimos proyección. La historia es la del niño Conor (Lewis MacDougall) en el proceso de asumir el peor de los destinos. “La emoción es el bálsamo, yo lloro con “MasterChef”, es lo que hace que la película no fuera tan dura” dijo el director Juan Antonio Bayona en la rueda de prensa. “No la veo como una película triste, para mí ha sido un camino a la luz”. Cuento de hadas escrito por Patrick Ness, con hermosos intercalados de animación, “Un monstruo viene a verme” tiene una construcción perfecta y una gran banda sonora de Fernando Velázquez, aunque Bayona está más orgulloso de sus silencios. Tiene en común con los dos filmes anteriores del barcelonés, “El orfanato” (2007) y “Lo imposible” (2012), la fijación por la figura de la madre, aterrorizada, encontrada, muerta. Quizás con su próxima película, la segunda entrega de la trilogía “Jurassic World”, el español cambie por fin la dirección de su foco. Como todas las películas, “Un monstruo viene a verme” hay que verla en versión original, aquí además para apreciar oír la voz de Liam Neeson encarnando al tejo secular.

Las lágrimas se pegan como los bostezos y los resfriados. Imposible venir a este festival y no cogerse uno en el estrés de películas, pintxos y aguaceros. Los dos últimos días salió el sol, se llenaron las playas. Lo más interesante que dijo la actriz coprotagonista de “Un monstruo viene a verme”, Sigourney Weaver, en la rueda de prensa por su Premio Donostia fue: “las mujeres estamos obligada a ser fuertes, de hecho, somos el pegamento que mantiene unido el mundo”. Otras estrellas pisaron la ciudad: Monica Bellucci, Fan Bingbing, Jennifer Connelly, Javier Bardem, Hugh Grant, Isabelle Huppert, Ewan McGregor… En el tramo final, el más esperado fue Richard Gere, que presentó su película “Invisibles” (2015), un proyecto que le ha llevado 12 años, visitó a indigentes donostiarras y espetó a los periodistas dieran a conocer la realidad de los sin techo.

CINE A LA RECONQUISTA

El cine español visto en San Sebastián ha puesto alto el listón de su nivel este año. Está obligado a conquistar espectadores. ¿O alguien pretende defender un cine español que no convoque a nadie en las salas? “El hombre de las mil caras“, lo nuevo de Alberto Rodríguez, director de “La Isla Mínima” (2014), actualmente en salas de cine, ganó primero el Premio Feroz de la crítica española, y después la Concha de Plata al Mejor Actor para Eduard Fernández. El barcelonés en el papel de Francisco Paesa es lo mejor de una película que merece verse por la reconstrucción de los bochornosos sucesos ocurridos hace veinte años en España con la fuga del director general de la guardia civil Luis Roldán. Pero José Coronado en el papel del piloto Víctor Camoes me sacó de la película desde el minuto 1, son demasiadas sus voces en off que usa para hacer comprensible el relato.

Antonio de la Torre y Roberto Álamo en

Antonio de la Torre y Roberto Álamo en “Que Dios nos perdone”. / OAC

Para cine español en la Sección Oficial preferí las propuestas de Rodrigo Sorogoyen y Jonás Trueba. En la primera, “Que Dios nos perdone”, la interpretación de Roberto Álamo es de las que permanecen, ya es mi favorito para los próximos Premios Goya, un policía alfa cornudo y violento que debe solucionar el caso de un mata-viejas (también las viola) que actúa en el centro de un Madrid tomado por las protestas del 15-M y la visita del papa Ratzinger. El potente thriller de Sorogoyen, director que ya sorprendiera con la claroscura “Stockholm” (2013), ganó en San Sebastián el premio al mejor guión.

Jonás Trueba, durante el rodaje de

Jonás Trueba, durante el rodaje de “La reconquista”. / OAC

Pero el filme que prefiero es “La reconquista”, cuarta película de Jonás Trueba. ¿Qué pasa cuando el primer amor, con el que nos hemos carteado y nos hemos prometido fidelidad eterna con 15 años, te llama una tarde en la treintena para tener un reencuentro? ¿Qué ocurre si la tarde se alarga y la noche acaba en amanecida y a tu vuelta a casa grogui despiertas a tu pareja, con la que habías quedado ese sábado para ir a ver un museo? El guión avanza y recula, la historia extrañamente se olvida por momentos del espectador. La escena del baile de swing es de los momentos de mejor cine vistos en este festival.

EL MEJOR DIRECTOR

El jurado del festival, donde destacaban los directores danés Billie August y chino Jia Zhangke y la productora española Esther García (de los filmes de Pedro Almodóvar), premió para la Concha de Oro a la china “I am not Madame Bovary“, de Xiaogang Feng, el Spielberg del gigante asiático. Nadie ha aplaudido la decisión. La china Fan Bingbing –según Forbes, la quinta mejor pagada del mundo- ganó el galardón a la Mejor Actriz por la misma película.

Un momento de “Lo tuyo y tú”, Concha de Plata al Mejor Director para Hong SangHoo. / OAC

Un momento de “Lo tuyo y tú”, Concha de Plata al Mejor Director para Hong Sang-hoo. / OAC

Sin embargo, para el premio a la dirección pareciera que el jurado quisiera dar un lección a los que creen que ser un buen director de cine solamente es saber colocar una cámara. Hong Sang-hoo ganó la mejor dirección con “Lo tuyo y tú” (“Yourself and Yours”), una fábula sobre lo que los demás piensan de nuestras decisiones. “Sé tú, e intenta ser feliz, pero sobre todo, sé tú”, dice una amiga de Instagram que dejó dicho Charles Chaplin. En “el filme del coreano hay juegos de espejos, falsas apariencias, comicidad, manipulación femenina, confusión entre mentira y verdad. Sencilla, sin alardes técnicos, para Hong Sang-hoo los únicos malabarismos válidos son los que hace el espectador con su pensamiento.

Precisamente en Corea se desarrolla una parte del filme canadiense del cántabro Nacho Vigalondo, “Colossal”, presentado fuera de concurso, una pieza original y libre protagonizada por una estupenda Anne Hathaway que es el revés de una comedia romántica y muchos sitúan como lo mejor de Vigalondo desde “7.35 de la mañana”, el corto que lo llevó a los Oscar de Hollywood. Dos monstruos enormes pelean en Seúl provocando muertes y pánico mientras al otro lado del planeta, en un pueblo norteamericano, dos jóvenes se reencuentran sin saber que son ellos quienes provocan el colosal desastre. “Los directores que más me gustan siempre han generado tensiones”, afirmó el director de Cabezón de la Sal cuando le preguntaron por la división de opiniones que generó. “Un director debería esperar hacer siempre películas en el filo, como quien hace alta cocina. Esperar gustar a todo el mundo es hacer ‘fast food”.

“Yo, Daniel Blake”, ganó el Premio del Público del 64 Zinemaldia. / OAC

Si hablamos de buenos directores, imposible pasar por alto al octogenario Ken Loach, que sigue dando lecciones de cine sin necesidad de impresionar. Su “Yo, Daniel Blake” ganó la Palma de Oro en Cannes y en San Sebastián se llevó el Premio del Público. Este drama social duro y conmovedor es la historia de un hombre de 59 años, carpintero viudo y sin mano para los ordenadores, que no puede trabajar por enfermedad, aunque un error del sistema de prestaciones sociales le obliga a hacer búsqueda activa de empleo para no perder el subsidio. La película debería exhibirse en las escuelas. Es incontestable que la narrativa frontal de Loach, su compromiso con el cine como arma contra las injusticias, sigue siendo imprescindible. Otras películas que recibieron una alta puntuación en el muy fiable Premio del Público de San Sebastián fueron, por este orden, la animación “My Life As A Courguette” (Claude Barras), “Frantz” (François Ozon), y “After The Storm” (Hirokazu Koreeda).

Samuele es el niño protagonista del documental

Samuele es el niño protagonista del documental “Fuocoammare”. / OAC

Igualmente fue cine social el que ganó en febrero pasado el festival de Berlín y “Fuocoammare”, de Gianfranco Rosi, también se exhibió en la sección Perlas de San Sebastián. Al ser la última cita del año de los principales festivales europeos (tras Berlín, Cannes, Karlovy Vary, Locarno y Venecia), en San Sebastián compite lo que los anteriores han descartado, en Perlas reserva las joyas. “Fuego en el mar” (el título en español) es un híbrido entre documental y ficción localizado en Lampedusa, isla italiana al sur Europa y en cuyas aguas ha habido 15.000 muertes de inmigrantes en los últimos 20 años. Debe su título a los recuerdos de la Segunda Guerra Mundial de la abuela de Samuele, el simpatiquísimo niño protagonista. “Los pescadores no salían de noche por los barcos de guerra que lanzaban bengalas convirtiendo el mar en fuego “. La tesis de Rosi habla de la nueva guerra mundial con víctimas dispersas en pueblos de lo que queda de Siria e Irak, barcazas y pateras en las costas de Grecia e Italia y calles de Niza y París.

El buen sexo se coló en el Zinemaldia en otra película de Perlas, aunque su director Paul Verhoeven, “Instinto básico” (1992), no quiere que la etiqueten de thriller erótico, sino psicológico. Protagonizada por una magistral Isabelle Huppert, que aquñi hace el papel de un brutal asesino encarcelado, “Elle”, filme oscuro e imprevisible, ahonda en las almas atormentadas que encuentran en el sexo menos convencional una salida para liberar angustias. Aquí hay sadomasoquismo, violaciones consentidas y, sobre todo, un vibrante juego de dominación, paradojas de la vida en pareja y socorridas infidelidades.

La polaca

La polaca “Playground” provocó rechazó por su hiperrrealista secuencia final. / OAC

Pero quien reinó en Donostia este año fue la violencia. Durante la polaca “Playground” (Bartosz M. Kowalski) buena parte del aforo del cubo grande del Kursaal lo abandonó en el momento de la terrible escena final de este filme que se inspiró en el asesinato del niño de dos años James Bulger en Liverpool en 1993. En pantalla la toma hiperrealista del asesinato del niño por dos preadolescentes se ve como un plano único general a 50 metros de distancia de los hechos, aunque en realidad se filmara con trucajes en distintos momentos. “Pornográfico a mi juicio hubiera sido rodarla de forma convencional”, se defendió el director de los que lo tildaron de sádico en la rueda de prensa. “Nocturama” del francés Bertrand Bonello, también en Sección Oficial, sobre violencia terrorista, trata de un grupo de jóvenes parisinos de distinto sexo, extracción social y edades (algunos inverosímilmente jóvenes) que se agrupan para atentar. Bonello sitúa a los personajes en ambientes insólitos (se refugian en una galería comercial), narrativamente hay saltos en el tiempo, repeticiones de secuencias, no es una película que dé facilidades al espectador para comprenderlo. Es una película que gustó por las muchas respuestas que no da.

Un momento de

Un momento de “Jesús”, de Fernando Guzzoni. / OAC

La también ultraviolenta “Jesús“, filme chileno de Fernando Guzzoni, igualmente en Sección Oficial, aborda las correrías de unos jóvenes marginales, permanentemente borrachos y drogados, que terminan cometiendo un brutal asesinato. Interesante es la constatación de que las jóvenes generaciones chilenas, como ocurre en España, rechazan las etiquetas en relación al sexo, se arriman al cuerpo –chico o chica- que mejor les cobija. Como “Playground”, “Jesús” tiene también un referente en un caso real ocurrido en un parque de la ciudad de Santiago. “En realidad”, explicó Guzzoni, “aquellos asesinos tenían en común una falta de relación afectiva con sus padres. Lo aterrador es que se matan y traicionan entre ellos, lo que se convierte en un fratricidio. El modelo neoliberal chileno provoca grandes bolsas de marginación y diferencias sociales. Esa violencia cotidiana que existe de forma extendida en un momento determinado eructa, señalando el fracaso del pueblo”.

También de Chile, y en la sección Perlas, llegó la última propuesta de Pablo Larraín, director latinoamericano de referencia. “Neruda” dibuja a un excéntrico Pablo Neruda desde el momento en que, en 1948, empieza a ser hostigado por su condición de comunista. El film rehúye el biopic convencional para sustentarse por la gran interpretación de Luis Gnecco en el papel del poeta que enamoraba con su recitar relamido y cadencioso. No es una película de ritmo fácil, hay un staccato permanente acompasado tanto por la interesante banda sonora como por una puesta en escena que no respeta la continuidad de tiempos y espacios. ¿Cuánto de nerudiano diría usted que hay en la vida de Neruda? Larraín hace en “Neruda” un difícil homenaje al poeta del Canto General tratando de componer con su película un poema que fuera del maestro. Y le sale una obra deliberadamente imprevisible, paradójica, lírica y libre.

Anuncios

Un pensamiento en “De “La llegada” a “Neruda”, algunos de los mejores estrenos de la temporada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s